Alabanza Orgánica

¿Alabanza orgánica? Podría sonar como una cuestión de salud y bienestar, y vaya que lo es.

No recuerdo precisamente el momento en el que me di cuenta de que TODO lo que tenemos y nos rodea está absurdamente procesado, le busques por donde le busques, con el tiempo nos hace daño.

Procesar es simplemente alterar su forma natural, es entrar en un estado de cambio por el cual algo o alguien va a dejar esa forma natural y se van adherir nuevos elementos para entonces cumplir una función diferente a su diseño original.

Llevamos este principio a todas partes, incluso a nuestra relación con Dios, llegamos a Él con una vida sobre procesada porque creemos que es más efectivo demostrarle que queremos cambiar que dejar que Él lo haga, comenzamos a aparentar.

Es simple pero no es sencillo, es un viaje en el cual estamos llevando cosas que están de más, experiencias, imposibles, miedos, inseguridad y una infinidad de cosas que ocupan el lugar de algo nuevo que necesitamos, es simple porque una vez dejando de cargar tanto peso podremos disfrutar el camino y no es sencillo porque no queremos dejar ese peso, nos cuesta mucho dejar algo que hemos cargado tanto tiempo.

Dios no espera que escalemos en la línea de logros y virtudes para que podamos tener acceso a Su Presencia, me he encontrado muchas personas que piensan que por estar al frente de un ministerio o lugar que involucra el servicio a Dios como el grupo de alabanza tienen más acceso a Dios mismo; pero en realidad, todos estamos expuestos a este mismo mundo que comparte las mismas decadencias, la diferencia está en que reconozcamos nuestra limitada condición, es una decisión, se trata de vivir sin la máscara, dejar de poner un prejuicio ante Dios y que sea Él quien ponga de su poder en nosotros para ser transformados, de esto se trata la alabanza orgánica, de llegar sin nada y de levantarnos con todo, llenos de Él.

Mi invitación es que puedas llevar tu alabanza a un nivel más profundo, más íntimo con Dios, lejos de las apariencias y de todos los agregados que creas necesarios para tener acceso a Su Presencia, recuerda que Él se acerco primero por medio de Su Cruz, y no hay nada que hagamos que supere esto.

Un saludo amigos, nos leemos pronto.

Juan Ocadiz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *